Marchamos hacia la batalla de la vida, con nuestros estandartes ondeando, con la frente en alto. Inevitablemente, una compañía de leales siguen en la marcha, gritando con entusiasmo su apoyo.

Caminamos a través de hermosas llanuras planas, mariposas revoloteando y pájaros cantando con su dulce aprobación. El camino está muy desgastado, pisoteado por tantos pies que lo han precedido, la hierba blanda roza paradójicamente nuestras botas de combate. Salen los niños campesinos, seguidos por la rutinaria colección de gallinas, perros, cabras y algunos lechones, gritando y vitoreando su aprobación de la bandera brillante y el hombre al frente. Los hombres paran sus carros, las mujeres lavan y miran con admiración a este que lo tiene todo bajo control.

Entonces cae la noche. Un escalofrío penetrante impregna el aire. Las montañas se acercan y la niebla cae en grandes mantas blancas.

Algunos de nuestra banda levantan la vista hacia los picos nevados y murmurando excusas sobre esto o aquello se vuelven al pueblo más cercano en busca de un lugar de descanso.

La mañana amanece, gris y poco prometedora. Unos cuantos más susurran sus adioses y se agachan.

Levantando nuestro estandarte de gloria en alto para que todos lo vean, la marcha continúa, el viento azotando sus colores en un espectáculo deslumbrante.

El sendero se vuelve más accidentado, lleno de rocas rocosas, cruces de ríos complicados, precipicios aterradores.

Volteando para examinar la vista, nos sorprende ver a cientos quitándose las botas y dándose la vuelta, dirigiéndose hacia campos de comodidad y abundancia.

¿Tiene algún sentido continuar? ¿Hay alguna gloria en seguir solo? Miramos hacia arriba a nuestra una vez hermosa bandera, ahora ondeando en jirones; los amargos vientos de la montaña han hecho su debida diligencia.

Toda la gloria ha huido. No hay bandera, ni multitudes que lo alaban, tan pocos vítores de apoyo.

Y así el Señor empuja nuestras almas cansadas a Arabia con Saúl. Nos envía al Sinaí con Moisés, a las puertas de nuestra tienda con Job.

Todo el orgullo y el éxito fabricados por el hombre, desaparecidos en un minuto, el pie dolorido y solo, la pregunta persistente permanece.

¿Vale la pena?

¿Vale la pena el dolor, la humildad, el desprecio del hombre por recorrer solo esos caminos abandonados?

Lo declararé desde el pico más alto, desde el valle más bajo, desde las nubes y desde el mar debajo — vale la pena cada paso porque cuando mi gloria se haya ido, ¡ÉL SOLO reinará con gloria y poder y majestad y honor!

Él solo es digno.